Choferes forzaron bloqueos en La Paz

El paro de 24 horas que cumplieron los choferes del transporte público se caracterizó por la agresividad, insultos, chicotazos y amenazas. La medida de presión en contra de la ampliación del servicio de buses Pumakatari logró colapsar la ciudad de La Paz y la molestia de la población.

La ciudad de La Paz amaneció ayer bloqueada por micros y minibuses, varios grupos de transportistas que bloqueaban se notaban agresivos con la población, durante la mañana se registraron intercambios de insultos, amenazas, a los conductores de vehículos particulares y de empresas privadas, y hasta chicotazos.

Los motorizados particulares debían darse modos para poder avanzar un trecho de la ciudad, unos subían por la cera y otros rogaban, porque se les permita el paso.

Pese a la persistente lluvia en La Paz, los transportistas salieron desde tempranas horas a bloquear las vías, incluso en algunos sectores se evitó la circulación de vehículos particulares.

TRANSPORTE POR CABLE

El servicio del teleférico, en sus diferentes estaciones, nuevamente fue saturado por miles de pobladores que optaron por esta alternativa de transporte para tratar de llegar a sus actividades cotidianas.

Los vecinos perjudicados por el paro del transporte cuestionaron la falta de presencia policial en los puntos conflictivos.

Entretanto, en algunas unidades educativas se reportó sobre la suspensión de clases, mientras aún se esperaba un pronunciamiento oficial de las autoridades de Educación.

El secretario municipal de Movilidad, Ramiro Burgos, pidió a la población resistir el paro de los transportistas, por considerarlo injusto y sin fundamento.

“Nosotros llamamos a la población para que podamos resistir este paro, este paro arbitrario, abusivo, que perjudica las actividades rutinarias de todos los paceños y paceñas, porque no tiene ninguna razón de ser”, aseveró.

En varios puntos de bloqueo, las comerciantes de comida tomaron las calles, junto a los choferes, para instalar sus puestos de comida, a medida que pasaban las horas los transportistas no sólo impedían el paso generando un perjuicio en la población, sino también comían, practicaban voleibol, jugaban fútbol y dejaban sucias las calles de la ciudad.

COBROS EXCESIVOS

Mientras tanto, los radiotaxis y taxis ofrecían sus servicios con precios excesivos, incluso por sólo cuadras las tarifas que se cobraban llegaban a Bs 10 y Bs 35.

Vanos eran los reclamos de los usuarios, quienes ante la urgencia de cumplir sus labores diarias no tenían más remedio que pagar esos elevados montos, desde todo punto de vista, atentatorios para sus economías.

Fuente: El Diario