Wilstermann logra estoica clasificación a cuartos

El Wilstermann se clasificó ayer a los cuartos de final de la Copa Libertadores por cuarta vez en su historia tras empatar 0-0 con un desesperado y limitado Atlético Mineiro en el partido de vuelta que les enfrentó en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

El aviador apenas ha superado tres veces los octavos de final: en 1960 y en 1961 cayó en cuartos de final, y en 1981, fue semifinalista del torneo. Ahora a los bolivianos les tocará enfrentar a River, uno de los favoritos a alzarse con el título, la historia dirá si esta vez Wilstermann llega más lejos, un sueño que está en sus manos hacerlo realidad.

Para los brasileños la condición de local solo valió para tener a la hinchada de su parte y para ser el de la decisión en ataque con Marcos Rocha, Gabriel y Fred creando algunas opciones que no llegaban a nada y con el poco aporte de Robinho que es solo un espejismo del que fuera una importante contratación del Real Madrid en sus mejores épocas.

El desespero de los dirigidos por Rogério Micale continuó en el segundo tiempo, pero para esa instancia el guardameta del visitante, Raúl Olivares, se erigió en figura y tapó todo lo que llegó a su área. Además, la defensa visitante aguantó estoicamente todos los embates del local.

Los dirigidos por Mosquera estuvieron a punto de ganar el partido sobre el final, tras un contragolpe que dejó solo a Ricardo Pedriel, pero que no supo definir a la salida del arquero Víctor, que fue un espectador más en gran parte del partido porque el Atlético estuvo sobre el terreno de los aviadores.

Mientras que para los de Roberto Mosquera era jugar al contraataque y aguantar el 1-0 a favor que traían de la ida en el Estadio Félix Capriles de Cochabamba donde Gilbert Álvarez había conseguido la anotación del triunfo y que a la postre fue de la clasificación a los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Wilstermann desistió desde el primer minuto de ir a por el partido y planteó un fortín defensivo digno del mejor ‘catenaccio’ italiano, ante el que el Mineiro se estrelló.

Mosquera diseñó una línea defensiva con 5 hombres, liderada por el veterano brasileño Alex da Silva, y otra línea de 4 volantes que dificultaron mucho el juego del Atlético Mineiro.

El único recurso que le quedó a los locales fueron pelotas áreas para buscar a su artillero Fred, que muy marcado, apenas logró rematar los balones que le fueron llegando.

En el minuto 94 el venezolano José Argote dio el pitido final y Mineiro se quedó fuera de la Copa con muy poco fútbol para tantos nombres.

Wilstermann, por el contrario, fue un equipo solidario y muy disciplinado tácticamente, para al final lograr una histórica clasificación a los cuartos de final de la Copa Libertadores de América.

Fuente: EL DIARIO y AGENCIAS