Hallazgo sin precedentes en Viacha

En la necrópolis subterránea (sitio funerario) se detectaron cuatro tumbas colectivas en Viacha, las dos primeras saqueadas y las dos últimas intactas, para llegar a ella se tiene un pozo de ingreso que dirige bajo tierra a dos cámaras, una principal y otra secundaria, que pertenecería al período de los señoríos aymaras, informaron ayer fuentes oficiales.

Más de un centenar de fardos funerarios –que contienen restos humanos envueltos en telas con cestas y sogas, acompañados de artefactos consistentes en vasijas de cerámica, metal, líticos y madera– fueron encontrados por los arqueólogos Wanderson Esquerdo, Jedu Sagárnaga y Vir Patzi.

EL DESCUBRIMIENTO

De acuerdo al informe del Ministerio de Culturas y Turismo, el descubrimiento se realizó en la zonas de Mazo Cruz y Chacoma, municipio de Viacha, del departamento de La Paz, como resultado de una actividad de explotación minera a cargo de la empresa Esmical S.A. (Especialistas en Minerales Calizos Sociedad Anónima).

“Es un hallazgo único y sin precedentes, se está trabajando junto al municipio de Viacha y la empresa minera para aplicar al lugar un plan de mitigación. Una de las primeras medidas que adoptará el Ministerio es que el sitio sea excluido del área de concesión minera, en resguardo y protección de este patrimonio arqueológico”, informó la ministra de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca.

 

EXCAVACIÓN EN VIACHA

Hace poco más de tres meses, la Unidad de Arqueología y Museos del Ministerio de Culturas y Turismo autorizó al arqueólogo Wanderson Esquerdo desarrollar un trabajo de intervención en Viacha, puesto que en este lugar se había detectado previamente restos arqueológicos. Como resultado de las excavaciones, se encontró la necrópolis.

De acuerdo con la información proporcionada por la empresa arqueológica Scientía CC., autorizada para la excavación, los trabajos concluyeron ya y está en la etapa de informes de análisis.

“Tenemos que cerciorarnos que todo esté completo, que todo sse halle en su lugar y de ahí se elaboren los planes de mitigación, en el sentido de conservación, para ver qué pasa con estos fardos funerarios (…) La conservación, va a ser costosa y, de acuerdo a la normativa boliviana de protección del patrimonio, también tienen que entrar acá los municipios y la empresa minera con los planes de mitigación de este hallazgo”, señaló el jefe de la Unidad de Arqueología y Museos, José Luis Paz.

POST TIWANAKU

Se cree que los fardos funerarios pertenecen a la época post Tiwanaku, aparentemente al período de los señoríos aymaras, aproximadamente al año 1100 d.C. A juzgar por la cantidad equilibrada que existe entre hombres y mujeres y la cantidad de niños en los fardos, podría pensarse que la población pudiera haber sido diezmada a causa de alguna epidemia, más que un enfrentamiento bélico.

En los fardos funerarios se han identificado bacterias musgos, líquenes, hongos, huevos de insectos, los cuales necesitan un sistema complejo de conservación, entre cámaras refrigerantes, infraestructuras y profesionales expertos en el tema.